Video viral: decomiso en el centro tupungatino y respuesta del municipio

Video viral: decomiso en el centro tupungatino y respuesta del municipio

Un video que muestra un procedimiento de decomiso de productos de venta ambulante en Tunungato  comenzó a circular en estos días por las redes sociales, en el que se muestra a un grupo de personas cuestionando la situación sobre el actuar del personal de Fiscalización y Control del municipio local.

La situación se generó en la esquina de las calles Brown y Correa, pleno centro de Tupungato y el en video se muestra a un grupo de vendedores ambulantes filmando la incautación de salames, salsas, escabeches y otros productos, todos sin etiquetas que comprueben su procedencia y legalidad para ser consumidos. En la filmación se escuchan las voces de los vendedores diciendo que no los dejan trabajar, que no tiren la comida y que están en buenas condiciones, entre otras cosas. “Yo la he comido y no me he muerto”, se escucha la voz del que está realizando la filmación. El video se difundió en las redes sociales

Con respecto a esta situación, Pablo Lombardich, Director de Fiscalización y Control del municipio de Tupungato realizó declaraciones en Radio Dos y Canal 8, en la que se refirió puntualmente al caso.  “Todos estos productos que se estaban vendiendo eran conservas que estaban sin rotulación, sin origen ni procedencia. Partamos desde las bases de las normativas que regulan estas cosas. Existe en nuestro país el Código Argentino que regula la elaboración, transporte y comercialización de alimentos, para minimizar los riesgos”, apuntó Lombardich y continuó: “esto es muy importante porque estamos hablando de alimentos. Esto impacta directamente en la salud de la comunidad. Mientras más requisitos se cumplan a la hora de elaborar, transportar y comercializar un alimento, disminuyen los riesgos. Estamos hablando de enfermedades que se llaman ETAs (Enfermedades Transmitidas por Alimentos) y que afectan a cualquier persona”.

El director de Fizacalización de Tupungaro también afirmó que “existen, además, ordenanzas y leyes que estipulan claramente cuáles son aquellos productos alimenticios que se pueden comercializar y en qué condiciones. Cuando nosotros realizamos estos procedimientos en la vía pública nos encontramos con estos productos que no sabemos de dónde vienen y cómo fueron elaborados. Y tampoco las personas que están vendiéndolos no solicitaron ningún permiso para comercializarlos”.

“Por lo tanto, todos los productos que estaban ahí no cumplían con las normas de rotulación, de higiene y seguridad y eran de dudosa procedencia. estaban en infraccción a las ordenanzas. La gente tiene que entender que nuestro trabajo en esto es hacer cumplir las normas”. culminó Lombardich.