VIDEO: Así hablaba uno de los monjes del Cristo Orante acusados de abuso

VIDEO: Así hablaba uno de los monjes del Cristo Orante acusados de abuso

Se trata de Oscar Portillo, uno de los religiosos del Monasterio del Cristo Orante denunciados por un joven por presunto abuso. El otro es Diego Roqué. En una entrevista del 2010, Portillo habla de distintos temas, entre ellos, la oración y la relación con Dios.

Sobre estos dos monjes pesan graves acusaciones. Están detenidos desde la semana pasada cuando la denuncia salió a la luz, e imputados por abuso sexual agravado por acceso carnal; tentativa de abuso sexual agravado por acceso carnal; abuso sexual simple agravado por ser figura de autoridad; corrupción de menores y corrupción de mayores.

Estos hechos habrían comenzado cuando el denunciante era menor, en 2009 cuando tenía 17 años y siguieron en 2015, cuando tenía 23, de acuerdo a lo denunciado. Hoy el joven tiene 26 años y los religiosos tienen más de 50.

En una serie de videos, publicados en el año 2010 y realizados por el canal religioso María Visión, el padre Oscar Portillo -a cargo del Monasterio desde 1996- expresa su visión de la vida, su relación con la religión y habla sobre las actividades en la institución, de la visita no solo de religiosos sino de turistas en general.

“Todo hombre tiene marcado a fuego el deseo de estar con Dios y de hablar con Dios”, dice el religioso.

“De un modo u otro nos escondemos de Dios”, agrega en otro fragmento de la entrevista, al hablar de la oración.

“Una realidad es vivir en lo secreto. Vive en lo secreto y el Padre que ve en lo secreto, te compensará (…) Dios me mira, pero no con la severidad del Dios que me castiga, sino con la amabilidad, bondad y ternura de un Dios que me ama y que está ocupándose de mí en todo momento”, relata Portillo.

En la tercera parte de la entrevista, el sacerdote da consejos sobre cómo rezar y afirma: “El miedo y la inquietud permanecen en uno mientras permanece el combate contra la realidad que me toca vivir”.

“Cuando yo me reconcilio, me hago amigo de lo que me pasa y lo acepto, una paz desciende sobre mí”, cuenta Portillo.

Ahora el religioso se encuentra detenido, imputado, a disposición de la Justicia.