Tropezón olímpico del fútbol en su debut

Y por fin arranó la máxima cita del deporte amateur; en el día previo a la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos Río 2016 el seleccionado nacional de fútbol enfrento al equipo Sub 23 del último campeón de la Eurocopa, Portugal.

Instalados frente al televisor, con una sonrisa entre labios después de haber visto el pálido debut del local, Brasil, ante Australia, nos preparamos para festejar por anticipado. Y la  verdad es que los primeros 15 0 20  minutos estábamos bastante sorprendidos porque más allá de algún amague de Correa en el inicio casi todo había sido del equipo luso, que manejaba la pelota con criterio, buscando los espacios libre que dejaba la defensa albiceleste y haciendo lucir a Gerónimo Rulli,  que mostró porque pinta para ser el próximo arquero de la selección mayor.

Claro que al dominio territorial portugués se le oponía la velocidad y claridad futbolística de José Gomez, el lateral de Lanús se convertía en el estandarte del equipo argentino y si bien Calleri y Correa no estaban demasiado precisos, el peligro daba vueltas por el arco europeo, sobre todo porque mostraba serias deficiencias en la marca.

Se fué el primer tiempo, los dos en “0″, con un dejo de conformidad para el equipo nacional aunque nada demasiado trascendente.

El segundo tiempo arrancó en sintonía con el final del  primero, es decir Argentina amenazando y Portugal a la espera. Lo tuvo Calleri con apenas 2 minutos jugados, pero su pelota pegó en el travesaño. Después la cosa se emparejó y a los 20 minutos Gomez, que había pasado a jugar más retrasado, la perdió ante Bruno que habilitó  en forma impecable al 9, Paciencia, quién definió muy bien y puso la chapa en 1 a 0 abajo para nuestra selección. Cosas del fútbol, cuando Argentina parecía cerca del gol, lo hicieron los portugueses.

El “Vasco” movió el banco, sacó a un intrascendente Cristian Espinosa para que ingresara el volante de Rosario Central, Giovani Lo Celso, con lo que nuestra selección se hizo con un mejor de control del medio campo, aunque las contras de los europeos metían miedo y obligaban a Rulli a resolver muy bien dos peligrosos mano a mano. También mandó a fuera a Correa y mando a Simeone para acompañar a Calleri que estaba jugando un muy buen segundo tiempo. Y siguió la selección repiqueteando la última línea del rival, pero a los 38 minutos y en una  contra aislada,  un disparo desde muy lejos de Pit’e se escurrió entre las manos y las piernas de Rulli y puso las cosas 2 a 0.

Argentina salió a buscarlo, penó por su falta de puntería y sufrió el mal de la manta corta; es decir atacaba y se exponía en el fondo haciendo trabajar a Rulli, que a pesar de  haber regalado un gol fue uno de los puntos altos de nuestra selección.

No es ahora, recién terminado el  partido, el momento de reflexionar pero no es fácil explicar cómo después de haber jugado un interesante partido el equipo nacional terminó perdiendo ante Portugal, a no ser que le busquemos la vuelta por el tema de la maña suerte y demás; sin olvidarnos que el vencedor de hoy es, reiteramos, el Sub 23 del último campeón de la Eurocopa.

Yayo Guinsburg

8 Digital – Deportes


Leave a Reply

You are logged in as canal8 | Log out
  Subscribe  
Notify of