Rescataron a un menor del Aconcagua que sufrió parálisis facial

Rescataron a un menor del Aconcagua que sufrió parálisis facial

Henry (13) era uno de los integrantes del grupo de expedicionarios que intentaba hacer cumbre en el Aconcagua a comienzos de esta semana. Entre otros, lo acompañaba su padre, quien era además el “tour guía” del grupo. Sin embargo, la meta del adolescente estadounidense quedó trunca luego de que entre la noche del lunes y la mañana de ayer se lo evacuara: Henry presentaba una parálisis facial con posible edema cerebral.

Entre las 18:30 y las 19 del lunes se tomó conocimiento de la emergencia que tenía a Henry como protagonista. El menor -junto a todo el grupo- se encontraba en el Campamento 3 (a casi 6.000 msnm) y al comenzar con los síntomas hubo dos desplazamientos. Por un lado, 2 guardaparques y un médico salieron a su encuentro desde Plaza Argentina; mientras que la Patrulla de Rescate salió con la misma misión desde Nido de Cóndores.

“Se lo intentó bajar con el helicóptero, pero había un fuerte temporal y directamente no fue ni siquiera posible un acercamiento”, reconstruyó Melchor.

Cerca de las 21 finalmente pudieron encontrarse con Henry y lo atendieron en el Campamento 1. Allí el adolescente recibió las primeras atenciones y lograron estabilizarlo. Mientras que a las 7 de ayer finalmente el helicóptero pudo bajar al chico, dejándolo en Horcones; y desde allí lo trasladaron a Uspallata.

“Henry está estable y ya ha comido. Pudo ser revisado por el médico en su consultorio y está bien”, sintetizó el director de Recursos Naturales durante la tarde de ayer.

Si bien el desenlace fue tranquilo en el caso del menor norteamericano -luego de darle una primera atención el lunes por la noche, durante la mañana de ayer se lo bajó en helicóptero desde el Campamento 1 hasta Horcones, y de allí lo trasladaron al hospital de Uspallata-; lo cierto es que todos los años al menos 2 menores de 14 años intentan hacer cumbre en el Coloso de América.

“Es una actividad de riesgo y uno quiere entender que los padres no están dispuestos a exponer la salud de sus hijos. Además, como la actividad de riesgo que es; merece ser tomada con la severidad correspondiente”, destacó al respecto el director de Recursos Naturales Renovables de la Provincia, Sebastián Melchor.

En la presente temporada no ha habido -a excepción de Henry- otro chico de menos de 14 años que haya ingresado al Parque con ticket de ascenso. Es decir, el único que lo ha intentado, fue evacuado.

“La realidad es que no es común que ingresen tantos menores con este permiso. Antes estaba directamente restringido el ascenso para los menores de 14 años; pero varios padres recurrían a la Justicia para conseguir la autorización judicial. Luego de que se otorgaran varias autorizaciones y de que estos casos sentaran jurisprudencia, se resolvió que se exigiera una autorización y dictamen legal de Recursos Naturales. A raíz de ello, desde entonces se autoriza; siempre y cuando tengan el seguro, equipo y guías con experiencia, entre otras cosas”, agregó Melchor, quien confirmó la estadística de los chicos y adolescentes que acceden a este ticket cada temporada.

En lo que va del año, cerca de 7.300 visitantes han adquirido el permiso de ascenso, y sólamente Henry fue el único menor de 14 años que lo había hecho.

“No está aún determinada del todo la razón, pero lo cierto es que las personas más jóvenes son más susceptibles a los síntomas de la altura. El tema es saber si realmente el niño quiere hacer el ascenso, o si lo hace más por una cuestión de presión del padre. A mí me ha tocado hacer los controles a chicos que parecen estar más pendientes del celular y de la señal de Wi Fi que de disfrutar un paisaje, por ejemplo”, detalló el pediatra, médico de montaña y andinista, Ignacio Rogé.

“Todos los años aparecen personas de todas partes del mundo que quieren batir el récord de edad haciendo cumbre con sus hijos. Pero es más por una cuestión del padre que lo influencia. Hay que entender que el Aconcagua es el trampolín a la Alta Montaña”, agregó el médico, quien contó que en el caso de los chicos de Estados Unidos; para otorgarles el permiso se les exige una autorización del Tribunal internacional de La Haya y el permiso de un juez de Familia local.

Fuente: Los Andes