Por el salto del dólar, las empresas suspenden entrega de mercaderías

Por el salto del dólar, las empresas suspenden entrega de mercaderías

La amenaza de que pueda a ocurrir una nueva aceleración inflacionaria vuelve a hacerse presente, luego de que el dólar tocara los $60 el lunes, luego de los resultados de las PASO.

La azarosa jornada de mercados que se vivió el lunes, luego de los resultados de las PASO nacionales,  ya tiene un impacto real sobre la economía en el país: numerosas empresas de consumo masivo resolvieron suspender (algunas con excusas, otras con avisos formales) el envío y entrega de mercaderías a las cadenas de supermercados y a los distribuidores mayoristas para ganar el tiempo necesario que les permita decidir si retocan sus precios. De esta manera, la disposición también afecta al vendedor minorista, al almacenero menor.

Esto es lo que ocurrió apenas el dólar abrió cotizando a 60 pesos, pero que quedará definido desde hoy si se confirma que, pese a los esfuerzos del Banco Central (BCRA), el tipo de cambio insinúa que no volverá a aproximarse a los valores pre-PASO, algo que se descuenta dado el grado de incertidumbre que surgió tras las elecciones y la brecha que se abrió entre oficialismo y oposición a la hora de buscar culpables.

La reacción de las compañías fue generalizada, lo que enfrenta a la economía nuevamente al riesgo de quedar sin precios, como sucediera precisamente hace casi un año, es decir, en las semanas previas a que el Gobierno lanzara el plan de crecimiento cero de la oferta monetaria, tras una revisión de urgencia del plan pactado dos meses antes con el FMI.

Remarcar para cubrirse parece ser la estrategia de las principales empresas proveedoras de mercadería, por mucho que se limite por la baja demanda. Esta estrategia impone que se frene la entrega, retrase los pedidos y finalmente, cuando la entregue, ya tenga un aumento que seguramente será provisorio, ya que no se sabe si el tema se estabilizará o no.  Por el momento, lo que se cree es que la inflación de agosto y septiembre pasa a tener un piso más alto del que se preveía hasta el viernes