Mendoza se presenta a la audiencia informativa por el uso de aguas del Río Atuel

Mendoza se presenta a la audiencia informativa por el uso de aguas del Río Atuel

Fue convocada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el marco de la causa por el uso de aguas entre la Provincia de La Pampa y la Provincia de Mendoza.

El Gobernador Alfredo Cornejo asiste a la audiencia conciliatoria convocada por la Corte Suprema de Justicia en el cuarto piso del Palacio de Justicia ubicado en Capital Federal. Acompañado por el ministro de Gobierno, Trabajo y Justicia, Dalmiro Garay, el asesor de Gobierno, César Mosso Giannini, la vicegobernadora, Laura Montero y el fiscal de Estado, Fernando Simón.

El máximo tribunal aceptó como amicus curiae a la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam), al hidrogeólogo Carlos Juan Schulz, y a Carlos Campú y Pedro Coria, en representación de los pueblos originarios de esa provincia. En tanto que para Mendoza, la Corte aceptó como “amigos del tribunal” a Sergio Marinelli, superintendente del Departamento General de Irrigación, a la Universidad de Mendoza y a la Federación Agraria Argentina de General Alvear, en representación de los productores agropecuarios.

La Provincia de La Pampa inició un proceso contra la de Mendoza por los términos del art. 127 de la Constitución Nacional, a fin de que se declare el incumplimiento de la demandada a diversas obligaciones vinculadas con la regulación de los usos del río Atuel, y que se le prohíba efectuar cualquier tipo de acción u obra sobre el referido río y sus afluentes que implique una alteración de la cantidad o calidad del agua que deba llegar a su territorio, entre otras pretensiones acumuladas.

Por su parte, Mendoza ya ha planteado en otras defensas la excepción de cosa juzgada, por considerar que la pretensión de La Pampa no es más que un replanteo de lo ya resuelto en la sentencia de la Corte del 8 de diciembre de 1987 y sostiene que ha cumplido con las obligaciones emergentes de dicho pronunciamiento y con las asumidas en los acuerdos posteriores que vincularon a las partes. Asimismo afirma que no le cabe responsabilidad alguna por el estado ambiental actual del territorio pampeano.

En este sentido, el ministro Garay comentó que se preparó una exposición sobre el conflicto y la visión de Mendoza en cuanto a recurso hídrico. “La idea fue ilustrarle a la Corte que Mendoza, realiza un buen uso del agua y ni siquiera logra regar la cantidad de hectáreas que la propia Corte en la sentencia de 1987 le otorgó. Eso no es por un problema de mal uso del agua sino que, al contrario, los malos años hídricos que hemos tenido en las últimas décadas nos impiden poder regar lo que tenemos derecho a hacer y mucho menos pasar agua a La Pampa”.

“Mendoza ha hecho muchos esfuerzos económicos para mejorar la calidad de riego, no podemos pasar agua cuando no se cumple ni siquiera el riego otorgado por la Corte. Se han hecho inversiones en obras de los cauces” explicó Garay y destacó que durante la audiencia se proyectó “un video donde se puede observar como hemos ganado varios metros cúbicos y no obstante no llegamos a cubrir la cantidad de agua necesaria”.

“La provincia de la Pampa ha invertido poco y lo ha hecho para llevar agua a La Pampa húmeda, entonces el único acueducto que hoy tiene para consumo humano la zona del norte pampeano (La Pampa Seca) lo ha hecho Mendoza, llevando 6 metros cúbicos de agua para el consumo de Santa Isabel. El problema es que cuando se priorizan políticas públicas para inversión, La Pampa no invierte en el secano y nosotros sí lo hacemos”, concluyó el ministro Garay.

En tanto César Mosso Giannini, asesor del Gobierno afirmó: “Mendoza sería inviable sin el agua. Habría que marcarlo a fuego para que acá en Buenos Aires lo entiendan. Sería un baldío, un desierto, no existiría como provincia, porque Mendoza es un desierto y una gota de agua es importantísima”.

-PrensaMendoza-