Más de 4 años y medio de prisión para el ex intendente de Guaymallén

Más de 4 años y medio de prisión para el ex intendente de Guaymallén

Es por el delito de defraudación en perjuicio de la administración pública.  Su esposa también fue condenada.

Luis Lobos, el ex intendente interino de Guaymallén,  y su esposa Claudia Sgró fueron condenados por fraude a la administración pública y sentenciados a inhabilitación especial perpetua para ejercer cargos públicos, es decir que nunca más podrán trabajar en el Estado.

Así, el ex jefe comunal Lobos (PJ) recibió cuatro años y seis meses por ser considerado autor del delito de defraudación en perjuicio de la Administración Pública en la modalidad administración infiel, mientras que su esposa fue sentenciada a tres años y cuatro mesespor ser partícipe primaria del delito mismo delito que su marido.

Sin embargo, la pena será cumplida una vez que ésta quede firme, ya que defensa de Lobos presentará el recurso de casación ante la Suprema Corte.  En el momento en que el máximo tribunal confirme la sentencia -  si es que así lo hace-, Lobos y su esposa irán a prisión a cumplir sus respectivas condenas.

El caso que condenó a Lobos

En el año  2011, Laura Fara hacía tareas domésticas en la casa de las madre de Sgró y suegra de Lobos, María Elena Fernández. De acuerdo al testimonio de Fara, a mediados de ese año la suegra del entonces concejal y presidente del Concejo Deliberante Luis Lobos, le ofreció una ayuda social.

Tiempo después Fara habría ido a la municipalidad a firmar documentación y a retirar una tarjeta de débito que le entregó a la suegra de Lobos. Empezó a cobrar un dinero, pero en el juicio se ventiló que lo que llegaba a sus manos era menos que el salario que estaba cobrando Fernández por ella.

En tanto,  en 2013 ocurrió lo mismo con el hijo de Fara, Pablo Müller, quien también fue contratado como empleado municipal. Al igual que su madre, negó haber tenido conocimiento, y expresó que recibía 600 pesos por mes de “ayuda social”..

En 2015, antes del traspaso del mando, Fara se enteró que había pasado a tener un cargo de planta en la comuna. Más tarde se enteró que tenía un contrato desde 2011, cuando empezó a cobrar la ayuda.

Cuando a fines de 2015 asumió la intendencia Marcelino Iglesias, tuvo miedo de perder el trabajo y acudió a la nueva presidenta del Concejo, Evelin Pérez.

Con esta maniobra, durante cuatro años, Luis Lobos y su esposa se habrían quedado con más de 400 mil pesos de lo que retenían del sueldo de Fara y Müller.