Las razones de un partido que dejó a River Campeón

Las razones de un partido que dejó a River Campeón

Bajada la euforia o desazón, según cada caso, lo más serio es analizar los porque de un partido que ya está para siempre en la galería de los grandes momentos, ya sea por la euforia o tristeza que despertó. Y sin lugar a dudas hay que buscarlas por el lado de  los técnicos de cada equipo y la actitud de sus jugadores. Siempre se dijo que Boca tenía más y mejor plantel, ahora de que sirve tener tanto si no se lo sabe utilizar. Porque Guillermo desde el borde del campo de juego no se dió cuenta que la actitud del rival en el segundo tiempo era otra y Gallardo desde un palco del Bernabeu si supo que hacer para cambiar el rumbo,  luego de un primer tiempo complicado. Jugar sin la pelota es una de las cosas más difíciles  de hacer, porque se corre mucho más  y por lo tanto se piensa menos; y eso le pasó a Boca en el segundo tiempo, porque a la acertada decisión de Gallardo de ingresar a Quintero por Ponzio (amonestado) y de ésta forma generar más volumen en el medio campo, Guillermo no supo cómo reaccionar. Porque recordemos que en el primer tiempo Boca jugó con su manual de arrancar desde atrás y tener siempre un hombre en condiciones de interrumpir el apresurado pase de River, y de ésta forma lo neutralizó aunque sin ser definitivamente superior, claro que con un tremendo desgaste. Y el colombiano volcado a la derecha, con Enzo Perez en el eje central y el “Pity” tirado a la izquierda más  las variantes que ofrecían “Nacho” Fernández y Montiel, le armaron un caos a un Boca errático y, lo que es peor, casi sin alma; a excepción de Nandez. El ingreso de Abila no aportó nada, Buffarini, Perez y Villa daban muestras de no querer estar y Andrada hacía tiempo cada vez que la pelota le llegaba, o sea, buscaban los penales. River lo quería ganar y se notaba, para colmo la  injusta expulsión de Barrios agrandó los problemas de control y entonces River hizo un canto del fútbol,  con Boca dispuesto a todo, con Tevez y sus ganas y el arquero yendo a cabecear; pero ya sabemos la historia de la frazada corta y, en una contra muy sencilla, el “Pity” le dijo chau a la ilusión xeneize. River es el Campeón de América, Boca deberá prepararse para sortear una tormenta interna de consecuencias no fáciles de imaginar.