La Justicia Electoral absolvió a Temer y evitó su destitución

La Justicia Electoral absolvió a Temer y evitó su destitución

Es en el juicio que realiza el Tribunal Superior Electoral sobre las cuentas de campaña de la fórmula vencedora en las elecciones de 2014 que encabezó Dilma Rousseff.

El presidente Michel Temer obtuvo una victoria jurídica que le da sobrevida política tras haber sido absuelto -junto con su ex compañera de fórmula, Dilma Rousseff- del juicio electoral que podía destituirlo del cargo por supuestas irregularidades y corrupción en la financiación de la campaña electoral de 2014, en un proceso que se transformó en un capítulo más de la gigante crisis brasileña.

Por 4 votos contra 3, el Tribunal Superior Electoral (TSE) decidió absolver a la fórmula DIlma-Temer por el delito de abuso de poder económico que había iniciado, al desconocer el resultado de las elecciones, el entonces candidato derrotado, Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

“No se saca un presidente todo el tiempo, esto no es un juicio por alimentos, estamos hablando de Presidencia de la República”, dijo el autor del voto decisivo, Gilmar Mendfes, presidente del tribunal.

La gran disputa estuvo en incorporar a este juicio a toda la Operación Lava Jato, incluidas las delaciones premiadas que indicaron que hubo dinero producto de la corrupción en empresas estatales para las cajas del Partido de los Trabajadores y el Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB).

La mayoría del tribunal rechazó, por cuestiones procesales, incluir las delaciones de ejecutivos de Odebrecht que confesaron haber aportado dinero ilegal a la campaña: esta victoria también es un nuevo interrogante sobre la veracidad de los “arrepentidos” que son la gran marca de la operación anticorrupción Lava Jato.

El voto del instructor Herman Benjamin, que dijo que había un “océano probatorio” con Odebrecht en el centro de la escena, fue enfrentado por los cuatro vencedores que alegaron la falta de pruebas contundentes, la extrapolación del proceso de Lava Jato y la preservación de la soberanía popular.

“No seré sepulturero de pruebas vivas. Puedo participar del velorio, pero no cargo el cajón del muerto”, dijo Benjamin, al citar las investigaciones de Lava Jato sobre que el dinero desviado de Petrobras abasteció a los partidos de gobierno y que esas sumas fueron usadas en la campaña electoral de 2014.

El último voto fue el del amigo de Temer y opositor abierto del PT, Gilmar Mendes, presidente del tribunal, quien defendió la “soberanía popular” y que si la causa iba a su inicio es posible que todos los actos del gobierno sean impugnados porque hubo dinero de la corrupción.

Fuente -Télam-