La Cámara de Comercio de Tunuyán a favor de las fumigaciones aéreas

La Cámara de Comercio de Tunuyán a favor de las fumigaciones aéreas

La Cámara de Comercio de Tunuyán manifestó estar a favor de la pulverización aérea en el marco de la lucha contra la Lobesia Botrana. “Los productores que hacen el esfuerzo por mantener los cultivos se ven perjudicados porque al lado se tiene un cultivo abandonado donde no se realizan los controles para combatir la plaga”, explicó Carletti, titular de la Cámara.

Luego de que el Gobierno provincial convocara a los productores para explicarles los beneficios de la pulverización aérea para combatir la Lobesia Botrana la Cámara de Comercio de Tunuyán manifestó estar a favor del mecanismo utilizado. “Los productores que hacen el esfuerzo por mantener los cultivos se ven perjudicados porque al lado se tiene un cultivo abandonado donde no se realizan los controles para combatir la plaga”, explicó Carleti, titular de la Cámara.

En este sentido detalló que “las fincas abandonadas se transforman en verdaderos reservorios” mientras que existe “otro sector que ha decidido proteger a la producción. Es un tema muy resistente en el Valle de Uco, lo vivimos constantemente. Los esfuerzos de muchos productores se ven desperdiciados porque al lado se tiene un campo abandonado, tirando por la borda todo lo que se hace”.

Estos son algunos de los motivos por los que desde la Cámara de Comercio de Tunuyán decidieron apoyar la pulverización área. “El programa para combatir la Lobesia Botrana comenzó el año pasado luego de muchos reclamos del sector productivo. Permite disminuir los daños en la producción de una plaga afecta a todo el sistema por igual. Tanto Iscamen como Senasa nos dieron la seguridad de que el método, la dosis y el producto usado contemplaban el cuidado del medio ambiente”, sostuvo Carleti.

“Desde las Cámaras territoriales, que defendemos a los productores tenemos la tranquilidad de que los organismos técnicos cumplen con estas cosas. Para el sector es indispensable continuar con este proceso de lucha porque los daños económicos, que implican daños a futuro, son muy grandes si no seguimos sosteniendo un área libre de moscas”, agregó Carleti.