Imputaron a los monjes del Cristo Orante denunciados por abuso sexual

Imputaron a los monjes del Cristo Orante denunciados por abuso sexual

Los dos monjes del Monasterio del Cristo Orante de Tupungato, detenidos tras una denuncia por abuso, fueron imputados por distintos delitos contra la integridad sexual, según indicaron desde la Justicia.

En una conferencia de prensa desarrollada este viernes en el cuarto piso del Palacio de Justicia, el procurador de la Corte de Justicia, Alejandro Gullé, el fiscal general Gonzalo Nazar y el fiscal del Valle de Uco, Javier Pascua, dieron a conocer que decidieron esas imputaciones apoyados en una pericia física realizada al denunciante que arrojó lesiones compatibles con violación.

Si bien no difundieron las identidades de los involucrados, se supo que el denunciante es un ex seminarista hoy de “unos 30 años”. Y aunque no nombraron a  los religiosos denunciados, las acusaciones apuntan a los dos monjes fundadores de la institución.

Los dos monjes fueron formalmente acusados por “Abuso sexual simple, agravado por el abuso de autoridad”; “Abuso sexual agravado por acceso carnal y tentativa de abuso sexual con acceso carnal” y por “corrupción de menores y corrupción de mayores”, ya que los supuestos abusos habrían ocurrido entre 2009 y 2015, años en que la presunta víctima llegó a la mayoría de edad legal.

Las autoridades confirmaron, además, que los abusos habrían ocurrido en el monasterio, en Tupungato, y en la vía pública, en Capital. “La denuncia es de una sola persona contra dos que cumplirían el rol de sacerdotes dentro de este monasterio, están vinculados solamente a ellos”, dijo el fiscal Pascua.

Por otro lado, el abogado defensor de los religiosos ya presentó un pedido de prisión domiciliaria para sus dos defendidos, solicitud que aún no ha sido tratada. Los monjes pasaron la noche en las celdas del Centro de Detención Transitoria (Ex Contraventores), y aún no declararon.

Gullé, por su parte, sostuvo: “Lo primero que quiero decir que este es un tema caro a los sentimientos de todas las personas en general y fundamentalmente las que profesan la religión católica. Entonces, lo primero que digo es que no estamos investigando a la Iglesia como institución sino la conducta desplegada por dos sacerdotes a quienes se les atribuyen una cantidad de hechos determinados”.

“Se investigan dos hechos. La víctima denunció una serie de hechos, son varios que son desde abusos sexuales simples hasta delitos más graves con presunto acceso carnal”, explicó Pascua.

Si bien trascendió que el Arzobispado de Mendoza estaba en conocimiento de estos presuntos abusos tras recepciones de una exposición anterior a la denuncia judicial, aclararon que sí existe una denuncia previa, pero es sobre una situación de abuso “que no sería delito” y que ya estaba siendo investigada por las autoridades religiosas.