Estamos en un estado de terror, dijo la fiscal general venezolana

Estamos en un estado de terror, dijo la fiscal general venezolana

Luisa Ortega Díaz afirmó que en Venezuela “está desmantelado el estado de derecho”, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia admitiera un proceso destinado a destituirla. En tanto, la Mesa de Unidad Democrática llamó a desconocer al gobierno.

La fiscal general de Venezuela, la chavista disidente Luisa Ortega Díaz, afirmó que en el país “está desmantelado el estado de derecho” y rige un “Estado de terror”, luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) admitiera un proceso destinado a destituirla y de que la oposición política llamara a desconocer al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Las declaraciones de Ortega Díaz tuvieron lugar al cabo de una jornada particularmente intensa en el contexto de la crisis política y humanitaria que vive Venezuela, y en la que Maduro cambió a los comandantes de las cinco fuerzas armadas y anunció la incorporación “inmediata” de 40.000 efectivos para las fuerzas a cargo de la represión de las protestas que se registran desde abril.

La jefa de los procuradores sostuvo que “Venezuela corre el mayor peligro de su historia republicana”, según se publicó en la cuenta oficial del Ministerio Público (MP) en Twitter, y agregó: “Está desmantelado el estado de derecho, estamos en un Estado de terror”.

“Es grave el caso de violación de derechos humanos en Venezuela; yo voy a avanzar hasta donde la legalidad me lo permita”, dijo Ortega Díaz, quien de todos modos advirtió: “Quizás se está cerrando la última puerta de la democracia que es el Ministerio Público”.

Más temprano, el TSJ admitió la solicitud de antejuicio de mérito a Ortega Díaz interpuesta por el diputado oficialista Pedro Carreño.

El antejuicio de mérito -proceso en el que el TSJ decide si es pertinente quitarle los fueros a un funcionario para que pueda ser sometido a juicio- podría significar el cese temporal de la jefa del MP en el cargo.

En los últimos tres meses, Ortega Díaz criticó duramente fallos del TSJ, la represión de las protestas y la convocatoria a la constituyente. Además, interpuso varios recursos contra la permanencia de numerosos jueces de la máxima corte.

Este mediodía, el Ministerio Público denunció en su cuenta de Twitter que su sede principal “y los funcionarios que allí laboran” estaban “bajo el asedio y agresiones de grupos violentos”, que el diario caraqueño El Nacional identificó como “grupos oficialistas”.

Por otra parte, el presidente de la Asamblea Nacional (parlamento), Julio Borges, afirmó en rueda de prensa: “El régimen está al margen de la Constitución; todas sus decisiones son inconstitucionales y no pueden ser obedecidas, de acuerdo con los artículos 333 y 350″ de la carta magna.

Fuente -Télam-