El Gobierno de Mendoza echó a un empleado que no iba a trabajar

El Gobierno de Mendoza echó a un empleado que no iba a trabajar

Se trata de Nicolás Zapata, quien tenía un cargo de clase 7 en la Subsecretaría de Energía y Minería. Fue funcionario de la gestión de Celso Jaque, luego quedó en planta permanente y según detectaron, no iba a trabajar.

“El agente no posee registro de asistencia ni novedades”, señala el Decreto 1754, publicado en el Boletín Oficial y firmado por el Gobernador Alfredo Cornejo y el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner.

Según la normativa, se le había iniciado un sumario, en junio de este año, por irregularidades en la prestación de servicios al agente Nicolás Zapata, que tenía un cargo de clase 7 en la delegación sanrafaelina de la Subsecretaría de Energía y Minería.

La instructora sumariante notificó a Zapata para que efectuara su descargo, dándole todos los derechos y garantías que por ley le corresponden a un empleado público. Sin embargo, el empleado no logró presentar pruebas consistentes que justificaran el cumplimiento de su horario de trabajo en el ministerio.

De esta manera, en el artículo 2, el Gobernador decretó la cesantía del agente “por haber violado las disposiciones contenidas en el Artículo 67º, Inciso a) del Estatuto del Empleado Público (Decreto-Ley 560/1973)”.

Según indica Los Andes, Zapata detalló que se presentó  a la Justicia para recurrir esta decisión porque asegura que él si iba a trabajar y que cumplía con las tareas que ordenaba Emilio Guiñazú (subsecretario de Energía) y a quien dice que denunció penalmente. Sostiene que “todo es una operación política” del Gobierno porque está “en contra del fracking”. “Hay que esperar porque la Justicia fallará a favor mío”, aseguró.

Actualmente, hay 974 sumarios iniciados en la Administración Pública mendocina, algunos de ellos superan los 10 años de antigüedad. Un tercio de los procesos fueron iniciados durante la gestión de Alfredo Cornejo, donde ya se han registrado 293 cesantías.