El Central tiene nuevo equipo para tratamiento de enfermedades oncohematológicas

El Central tiene nuevo equipo para tratamiento de enfermedades oncohematológicas

Se trata de un citómetro de flujo de 8 colores que funcionará en el nosocomio que más pacientes recibe por día en Mendoza. El flamante aparato permite realizar diagnósticos, seguimiento y tratamiento para VIH como enfermedades oncohematológicas. Con su alto grado de precisión, contribuye a una mejor calidad de vida del paciente.

El Ministerio de Salud, Desarrollo Social y Deportes cuenta con un nuevo equipamiento, único en Cuyo, para el diagnóstico y seguimiento de muchas enfermedades oncohematológicas (como leucemias y linfomas), VIH e inmunodeficiencias primarias y secundarias.

Este importante equipamiento fue adjudicado en comodato por parte de la Dirección Nacional de VIH/Sida del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación para el Programa Provincial de Prevención y Asistencia al enfermo con el virus del VIH-Sida (PAPSI), a cargo de Víctor Bittar.

El Laboratorio del PAPSI funciona en el Servicio de Inmunología del Hospital Central, donde trabajan 4 bioquímicas y un técnico altamente capacitados.

Al respecto, el subsecretario de Salud, Oscar Sagás, destacó: “Con la incorporación de este equipo nos posicionamos como el único efector tanto público como privado de la provincia que cuenta con esta tecnología de punta. Permite realizar diagnósticos, seguimiento y tratamiento de numerosas patologías con alto grado de precisión y contribuye a brindar una mejor calidad de vida del paciente”.

“En el ámbito público se venía trabajando con un citómetro de 4 colores. Este aparato de 8 colores permite mejorar tratamientos y diagnósticos más certeros en enfermedades oncohematológicas, ya que posibilita análisis de fluidos, acorta tiempos y estandariza diagnósticos y se puede compartir con pacientes oncológicos. Además, la idea también es regionalizar este tipo de  prestaciones y que lo puedan usar así también para el ámbito privado con el aporte de las obras sociales, acortando tiempos de diagnóstico”, agregó Sagás.

Por su parte, Víctor Bittar, responsable del Programa de Sida, declaró: “Este equipo agrega la posibilidad de procesar mejor las muestras y permite cuantificar las defensas que tiene el paciente. De esa manera, tener una mejor aproximación al estado clínico del paciente en función al recuento que se efectúa y contribuye a mejorar la calidad de la técnica”.

“Pero también es un aporte a enfermedades oncohematológicas como leucemias y linfomas, VIH e inmunodeficiencias primarias y secundarias y tiene, además, otras muchas aplicaciones en investigación básica y ensayos clínicos”, agregó Bittar.