El boxeo barrió a las artes marciales

El boxeo barrió a las artes marciales

Por lo menos eso ocurrió en el promocionado y multimillonario encuentro programado  anoche entre Floyd Mayweather, el boxeado más completo de los últimos años, y el escocés Conor McGregor,  un reconocido campeón mundial de UFC (Artes Marciales Mixtas en cstellano) que nunca antes había boxeado profesionalmente.

Desde lo deportivo, el triunfo por knock out técnico en el décimo round de Floyd Mayweather ante McGregor nada le aportará a la rica del boxeo  De todas maneras, vale destacar el empuje y el valor del irlandés, que arrancó con todo. Entre los dos animaron una pelea con varios pasajes emocionantes pero se terminó imponiendo la jerarquía del multicampeón, que a desde el cuarto round creció en forma notable y comenzó una seguidilla de golpes sobre el rostro del irlandés que iniciaron su debacle. El árbitro Robert Byrd tuvo que parar la batalla en el décimo asalto ante la paliza de Mayweather.

 En la parte comercial, el combate realizado en el T-Mobile Arena de Las Vegas, ratificó la condición de gran negocio y enterró la teoría marketinera de pelea del milenio con que trataron de venderla. Fue un evento pensado directamente para el morboso público norteamericano, ávido de combinar excentricidades. El usufructo del show reportó ganancias cercanas a los 1000 millones de dólares, que no es tan mal número.