Detección temprana de discapacidad: Profesionales se reunieron en San Carlos

Detección temprana de discapacidad: Profesionales se reunieron en San Carlos

Se realizó un encuentro de integrantes del Servicio de Detección, Seguimiento y Estimulación Precoz, donde expusieron conclusiones del año y proyectaron la ampliación de cobertura para los abordajes durante el 2019.

El Servicio de Detección, Seguimiento y Estimulación Precoz (Deseprec) cerró el año en el Microhospital Municipal de La Consulta. En el encuentro celebraron los 20 años de la ampliación del Servicio a Valle de Uco.

En la reunión expusieron las conclusiones de las estrategias desarrolladas en el año. Además, dialogaron sobre el movimiento estadístico y de desarrollo institucional llevado adelante, como así también la proyección para el año próximo.

La idea del equipo es reforzar los recursos para realizar óptimas intervenciones en sitios donde en este momento no se encuentra el Deseprec, como Lavalle, Tupungato, La Paz, Tunuyán, Malargüe, San Rafael y General Alvear.

Durante la jornada, también trabajaron sobre los ejes que tendrá la quinta edición del Curso para Residentes en Pediatría. Esta capacitación será destinada a residentes de 4º año, de esa especialidad, de los hospitales Notti, Español, Perrupato y Paroissien.

Además, iniciaron conversaciones sobre la celebración de los 30 años del Deseprec, que tendrá lugar en 2020.

Servicio de Detección, Seguimiento y Estimulación Precoz

El Deseprec es una política preventiva de atención temprana destinada a la atención de la población infantil en riesgo en su desarrollo psicomotor. Se implementa en atención primaria de la salud y maternidades de la provincia de Mendoza. Funciona desde 1990, de forma centralizada, en la Dirección de Atención a la Persona con Discapacidad, y descentralizada, en centros de salud y hospitales de la provincia, en el marco de las leyes provinciales 5041/85 y 7395/2006.

Su finalidad es detectar y atender en etapa precoz trastornos en el desarrollo o discapacidad entre el nacimiento y los 4 años de vida. Después de esto, efectúa seguimiento y control evolutivo y proporciona recursos o tratamientos terapéuticos apropiados y oportunos para evitar trastornos psicomotores, de conducta o de aprendizaje.