Crimen de Sheila: La autopsia confirmó que murió asfixiada por ahorcamiento

Crimen de Sheila: La autopsia confirmó que murió asfixiada por ahorcamiento

El resultado preliminar de la autopsia practicada al cadáver de Sheila Ayala, de 10 años, señala como causa de muerte la “asfixia por estrangulamiento a lazo”, y el cuerpo no presenta otras lesiones traumáticas, indicaron fuentes de la investigación.

La conmoción en el barrio Trujui de San Miguel, tras conocerse el hallazgo del cuerpo de la niña y los detalles de su muerte no menguó pese a que sus tíos, Leonela Ayala, de 24 años, y su marido Fabián González Rojas, de la misma edad, admitieron haber cometido el crimen ante funcionarios policiales.

El dato fundamental de la autopsia confirmó lo indicado en un primer momento por el médico de la Superintendencia de Policía Científica, que informó a los investigadores que Sheila presentaba en el cuello un “surco de ahorcadura” compatible con un “estrangulamiento con una sábana”.

Los voceros también señalaron que la data de muerte es de tres a cinco días.

El informe  preliminar aclara que el cuerpo de Sheila “no presenta otras lesiones traumáticas en la superficie corporal”.

El cadáver tenía, además, “fracturas no vitales de los arcos costales anteriores derecho e izquierdo”.

En tanto, los tíos de Sheila que ayer quedaron detenidos acusados de ser los autores del asesinato, serán indagados próximamente por el fiscal de la causa, Gustavo Carracedo.

Fuentes de la investigación indicaron que, al quedar aprehendidos, ambos confesaron ante la policía y dijeron que no recordaban mucho porque estaban “muy drogados”, pero ahora se espera que esa autoincriminación sea ratificada ante el fiscal Carracedo para que tengas validez judicial.

González Rojas sigue detenido en sede policial, en tanto que la mujer -quien dio a luz a un varón hace pocas horas- está internada en la Maternidad Eva Perón de Malvinas Argentinas.

Sheila había desaparecido el domingo último alrededor de las 12, cuando fue vista por última vez jugando con amigos en el complejo habitacional “El Campo”, del barrio Trujui, donde vivía con su padre.

Con el fin de encontrarla se había desplegado un amplio operativo e inclusive el Ministerio de Seguridad había dispuesto una recompensa.

Finalmente, este jueves el cuerpo sin vida fue encontrado en un espacio lindero a la casa de los tíos, quienes a su vez confesaron ser los autores del brutal homicidio.

(Con información de Télam)