Bolivia: Los hechos que desencadenaron en la renuncia de Evo Morales

Bolivia: Los hechos que desencadenaron en la renuncia de Evo Morales

Continúan los conflictos y la incertidumbre por el futuro del país.

Bolivia vivió arduos días de conflictos tras las elecciones generales del 20 de octubre pasado, en medio de denuncias de la oposición que señalaban fraude electoral, pidiendo la realización de una segunda vuelta o la anulación de los comicios, hasta la renuncia del presidente Evo Morales que fue anunciada la tarde del domingo.

Grupos afines a la oposición, encabezada por representantes de los denominados “comités cívicos” que agrupan a organizaciones civiles, se apostaron desde el martes en instituciones estatales con tomas simbólicas a los fines de impedir su funcionamiento.

Los conflictos tuvieron inicio un día después de las elecciones generales, al paralizarse el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) del Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuando llevaba un 83 por ciento de avance. Por este suceso la comisión de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) se refirió al hecho e incluso recomendó en un informe una segunda vuelta electoral.

El 25 de octubre pasado, el TSE oficializó la victoria de Morales, candidato del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS), al obtener el 47,08% de los votos, con el 100% del escrutinio. En segundo lugar se ubicó al candidato opositor, el expresidente Carlos Mesa (2003-2005), de Comunidad Ciudadana (CC), con el 36,51%.

Los conflictos se habían intensificado durante el fin de semana. El sábado, Bolivia amaneció  bajo tensión máxima, con una convocatoria del partido gobernante a ocupar las calles de La Paz para defender reelección del presidente Evo Morales. Mientras se extendían los motines policiales que estallaron el viernes, en rechazo a la represión a las marchas opositoras, y en ese marco Morales denunció un intento de golpe de Estado.

Durante la mañana del domingo, el máximo mandatario anunciaba que se convocaría a nuevas elecciones tras varias jornadas de violentos disturbios que azotaron el país desde las polémicas elecciones que le dieron el triunfo. Esto ocurrió luego de la publicación de un informe preliminar de la auditoría que está haciendo de estos comicios la Organización de Estados Americanos (OEA) en el que se mencionan varias “irregularidades”.

En plena tensión, durante la jornada de ayer  la  Central Obrera Boliviana se distanció del gobierno y le pidió a Evo Morales que asuma “la responsabilidad de renunciar para pacificar al país”. Por su parte, las Fuerzas Armadas de Bolivia también pedían la renuncia.

Así durante la tarde de ayer, el ahora ex mandatario boliviano y su vicepresidente, Álvaro García Linera, anunciaron su renuncia en medio de masivas protestas y motines policiales en su contra.

Pese a esto, durante la noche del domingo la situación se tornó más violenta con varios disturbios que se extendieron por varias ciudades del país. Por su parte, Evo denunció que ordenaron su detención ilegal.