Tunuyán: Un hombre robó un celular y quedó registrado en video

Tunuyán: Un hombre robó un celular y quedó registrado en video

El hecho ocurrió el sábado a las 19:30 en el local de celulares “Megacel”, ubicado en calle San Martín de Tunuyán. Un hombre robó un celular que pertenecía a una de las empleadas.

La víctima, Sofía Aldunati, en comunicación con el programa A Media Mañana de Canal 8 relató que lo sucedido quedó registrado en las cámaras de seguridad. “Este hombre llega porque este local tiene al lado una peluquería. Estábamos atendiendo y él pasa directamente a la peluquería, aunque se sienta en una silla que es de nuestro local”.

En el video se puede ver que efectivamente el hombre, quien está esperando para ser atendido, agarra un teléfono que está en uno de los mostradores. “Estaba atendiendo a otra persona, en la filmación se ve toda la gente dentro del local. yo estoy de espaldas cuando él saca el teléfono”, contó Sofía.

“En el momento en que me doy cuenta de que me falta el teléfono, lo hacemos sonar y retrocedemos cinco minutos las cámaras para ver quién había sido. Le mandé un mensaje diciendo ‘Señor tenemos su cara grabada, si nos trae de inmediato el teléfono, no hacemos la denuncia’. Ante esto, la joven no tuvo respuesta alguna.

La joven aseguró que dos personas se acercaron y le dijeron el nombre y apellido del delincuente, de qué trabaja y dónde vive.

Fue a hacer la denuncia, y sin embargo, no le tomaron los datos del ladrón: “Me tomaron la denuncia y me mandaron a Investigaciones a hablar con el hácker para analizar el video. No me tomaron los datos del delincuente. Entonces volví el domingo a hacer una extensión de la denuncia  y me pidieron testigos, que les pidiera a los clientes que fueran a describir al sospechoso”.

El lunes, la chica fue a la casa de este sujeto: “Fui a hablar con él para que lo devolviera, para no llegar a esta instancia de escracharlo. Estaba tomando mate, muy tranquilo. Dijo que no era él el del video, que iba a buscar a un abogado e iniciarme acciones legales por la acusación”.

“Insistí y me dijeron en la Policía que lo iban a individualizar, por más que tengamos las pruebas sigue siendo sospechoso. Ayer hicieron un allanamiento, pero como no encontraron el teléfono, lo liberaron”.

El teléfono robado es un Samsung J7 del año 2016, de color dorado y con vidrio templado. Sofía aclaró que no le quedó otra opción que dar a conocer este episodio en las redes sociales y pidió a la sociedad que no compre cosas robadas. “Aparentemente nos tenemos que cuidar entre nosotros porque los que nos tienen que cuidar realmente nos toman el pelo”, publicó la joven en Facebook, junto al video.