CANAL 8 EN VIVO

Para Abel Albino, el preservativo no protege del SIDA: «El virus atraviesa la porcelana»

Para Abel Albino, el preservativo no protege del SIDA: «El virus atraviesa la porcelana»

El médico, titular de la Fundación CONIN, hizo estas declaraciones en el marco de su exposición en el debate sobre despenalización del aborto, hoy en el Senado.

Abel Albino, al exponer su postura en contra de la ley de aborto, hizo declaraciones que causaron polémica e indignación entre los presentes y la comunidad científica.

“El profiláctico no la protege de nada. El virus del SIDA atraviesa la porcelana. Es 500 veces más chico que el espermatozoide. Entonces, el profiláctico no sirve absolutamente porque falla en un 30% de las veces del embarazo. Imagínense lo que puede pasar en el SIDA”, dijo Albino.

Tal fue la indignación en el lugar, que la titular de FEIM (Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer), Mabel Bianco, se levantó de su asiento y se retiró del salón Illia de la Cámara alta.

Desde el Programa de Salud Reproductiva del Ministerio de Salud de Mendoza lamentaron “profundamente” estas declaraciones ya que, según su titular, la ginecóloga Roxana Cabrera, se trabaja “con mucho énfasis para desterrar los mitos de la anticoncepción y la prevención de enfermedades de transmisión sexual (ETS)”.

Cabrera consideró que “los médicos como funcionarios públicos tenemos la obligación de otorgar información científica, oportuna y eficaz. Son dichos muy poco felices, por decirlo de alguna manera. Estos comentarios nos increpan y sentimos la necesidad de salir a aclarar”. Y sostuvo que los dos métodos anticonceptivos con los que cuenta la población masculina son dos: el preservativo y la vasectomía, pero sólo el primero funciona como barrera para prevenir ETS.

Albino también había sostenido en su discurso que “la vida es un derecho personalísimo, anterior al Estado”, y le dijo a los senadores que “si ponen esto como ley, será una ley inmoral”.

“Ustedes, disculpen que les diga, van a tener las manos manchadas de sangre de esas criaturas”, sostuvo, y agregó: “Son seres humanos como nosotros, tienen derechos personalísimos. Abortar es matar a un niño”.