Otra Ordenanza que no se cumple. 2169

Otra Ordenanza que no se cumple. 2169

La Ordenanza municipal n° 2169 de Diciembre 16 de 2009 fue creada con la necesidad de resguardar los espacios públicos en virtud de la creciente proliferación de publicidad callejera.
En la misma dentro de muchos argumentos válidos nos detenemos en lo textual de un apartado “Que la propaganda a través de los altoparlantes, produce violación a los derechos de los ciudadanos, por los altos decibeles, representan un peligro para los transeúntes y vehículos y rompen la estética y buena imagen de la ciudad”. En ningún momento cuando se menciona los decibeles enmarca parámetros reales y estudiados científicamente para darle sustento a una ausente en la ordenanza que tal vez sea la más importante en este tema “Contaminación sonora”.
Se llama contaminación acústica o contaminación sonora al exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente.
Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera los 70 dB (a), como el límite superior deseable.
En España, se establece como nivel de confort acústico los 55 dB_{a}. Por encima de este nivel, el sonido resulta pernicioso para el descanso y la comunicación.
original_254086_zKvdoEDwVen4uKQMZsNwkutxW
Según estudios de la Unión Europea (2005): «80 millones de personas están expuestas diariamente a niveles de ruido ambiental superiores a 65 dB_{a} y otros 170 millones, lo están a niveles entre 55-65 dB_{a}.
Se puede entender que los concejales no deben saber que en Mendoza la Argentina y el mundo se busca con muchos medios corregir la contaminación sonora, que hay tratados sobre contaminación sonora y dentro de ellos los valores permitidos.
Pero dejando el básico nivel de la ordenanza y metiéndonos en los artículos que le dan sustento legal transcribimos a continuación texto:
Art. 1ro: DECLARASE ZONA RESTRINGIDA Y LIBRE DE PUBLICIDAD CALLEJERA CON ALTOPARLANTES, A LA AVENIDA SAN MARTÍN DE NUESTRA CUIDAD, CONPRENDIDA ENTRE CALLE EMILIO CIVIT, AL NORTE Y CALLE ESPAÑA, AL SUR.
Cuando analizamos el primer artículo podemos encontrarnos que desde su nacimiento y hasta la fecha nunca se ha cumplido esta ordenanza y casi por el contrario, en franca contraposición durante días en esta época, (previo al Festival de la Tonada) todo el centro es una gran propaladora, con el toque cultural-histórico de una gran “Kermese” hasta en lo técnico.
Art. 2do: QUEDARA SUJETO A ESTA ORDENANZA LAS CALLES QUE CIRCUNDAN AL HOSPITAL SCARAVELLI Y LOS CRUCES PERPENDICULARES A LA CALLE SAN MARTIN.
Un articulo muy necesario proteger al Hospital Regional y las demás Instituciones que aún dentro del radio no son mencionadas?
Y las instituciones tanto de salud , como de cuidados de adultos, centros de atención médica entre otros porque no se incluyen? Una vez más podemos encontrar lo básico en el espíritu de la ordenanza.
Es muy propicio recordar en épocas de elecciones que esta ordenanza no se respeta y mucho menos se controla, como así también algo más delicado aún, “los horarios”.
Nunca menciona la ordenanza, en el caso de los lugares o sectores donde se puede registrar la mencionada actividad, cual es el horario, de este modo, como todos sabemos tanto en horario de siesta como nocturno, cuando se descansa, no existe reglamentación y por supuesto mucho menos control alguno.
Nos encontramos frente a una ordenanza livianita, vacía , pero lo que es peor, que nación con muchos defectos y tal vez el peor es que nunca se cumpliría, que nunca se controlaría, que nunca se multaría y que el propio estado sería el mayor irrespetuoso de la norma y contratante.


No hay comentarios

Escriba un comentario
¡No hay comentarios aún! Se el primero en comentar este artículo

Escribe un comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*