“Una mujer fundamental en los inicios de la búsqueda de los niños y niñas apropiados por el terrorismo de Estado y un símbolo de la lucha por los derechos humanos”, destacó el grupo en un comunicado.

“Chicha”, como se la apodaba, estaba hospitalizada desde hacía diez días tras sufrir un accidente cerebrovascular.

Mariani integraba el grupo original de doce mujeres que empezaron a reunirse en la localidad bonaerense de La Plata, inquietas por la suerte de sus nietos durante la dictadura.

Según Abuelas, al menos 500 niños fueron víctimas de este sistema. Hasta el momento, 128 han recuperado su verdadera identidad, en gran medida gracias a la búsqueda y a campañas de la organización.

Mariani no pudo reencontrarse con su nieta, Clara Anahí, quien tenía tres meses cuando desapareció tras el operativo en el que fue asesinada su madre, militante del grupo guerrillero Montoneros, en noviembre de 1976. Un año después, “Chicha” fundaría junto a otras mujeres las Abuelas de Plaza de Mayo.

“Querida Chicha, la seguiremos buscando, junto a todos los nietos y nietas que faltan”, concluyó el grupo.

(Con información de AP)