CANAL 8 EN VIVO

Los padres de Bruno Ríos afirman que se trató de una negligencia

Los padres de Bruno Ríos afirman que se trató de una negligencia

Los padres del niño que falleció luego de ahogarse en el Natatorio Swimming de Tunuyán en diciembre del año pasado, contaron la verdad sobre el doloroso episodio y dieron detalles sobre los seis imputados.

“Bruno no se saca el salvavidas y se cae al agua… Bruno tenía cuatro años y no sabía nadar. Se le coloca un elemento de flotación -no salvavidas- atado sólo con un nudo. Con esa edad, él no era capaz de desatar un nudo solo. Si Bruno logra sacarse el elemento flotador es porque estaba muy mal puesto, e incluso todavía está en duda que lo tuviera puesto”, aseguró su madre, Ariadna Ullrich.

“Supongamos que lo tenía puesto, mal puesto y logra sacárselo, si sabemos que estaba dentro del agua y la profesora a cargo lo deja solo y Bruno se va por adentro del agua agarrado de la orilla de la pileta más de 15 metros hasta que le dan un pelotazo en una especie de ‘guerra de pelotas en pileta libre’ que hace que se suelte y se ahogue, y un niño lo ve cuando ya está flotando y trata de sacarlo, y cuando no puede, avisa a los profesores, y en todo ese tiempo ningún profesor lo vio, es negligencia, no accidente”, sostuvo.

Aseguraron también, que al momento de decidir que su hijo fuera a esa colonia de verano, se les informó que serían 16 profesores a cargo y que tanto grandes como pequeños no entraban juntos a la pileta: “En ese momento, todos los niños de la colonia de verano, sin distinción de edades, estaban dentro de la pileta. Grandes y chicos, los que sabían nadar y los que no, casi 40 chicos a cargo de no más de siete profesores”.

El hecho ocurrió el 14 de diciembre de 2017 y luego de pasar 11 días internado en el Hospital Notti, Bruno falleció el día 25 de diciembre de 2017. El día 26, “por cuestiones legales y de protocolo, se realiza la ablación de sus órganos para donar”.

Se donaron sus riñones, sus córneas y su corazón sólo para válvulas. El resto de los órganos quedaron sin posibilidades por la cantidad de tiempo que estuvo sin oxígeno.

Bruno falleció por asfixia por inmersión: “Fue tal la cantidad de tiempo que estuvo bajo el agua sin que nadie lo viera que su cerebro no resistió la falta de oxígeno, hizo dos paros cardiorrespiratorios, uno en la pileta y el segundo de 45 minutos de camino al Hospital Scaravelli, producto de esa asfixia. Esa es la causa de muerte”.

Los imputados, por ahora, son seis: Marcela Viviana Quadrelli, la presunta dueña del lugar; Antonia Beatriz Brantiz, encargada de la pileta; Mario Méndez, co-encargado de la pileta, Facundo Vera, Agustín Salinas y un menor, hijo de la dueña del natatorio.

Estas imputaciones están hechas desde el mes de febrero y, a raíz de nuevas declaraciones, se estudia realizar nuevas imputaciones en breve.