La Lopecita, la niña milagrosa del Gran Mendoza

La Lopecita, la niña milagrosa del Gran Mendoza

“La Lopecita” murió en 1902 víctima de la fiebre tifoidea. Según la investigación del profesor Luis César Caballero, investigador genealógico, su nombre era Mercedes Encarnación Genoveva Alejandrina Esparta Sanjurjo López de Gomara. Nació el 6 de octubre de 1884 en Monserrat, Buenos Aires, y murió el 4 de abril de 1902 en Villa Nueva, Guaymallén.

Fue tanto el dolor de sus padres que hicieron fundir una campana que colocaron en la torre de la iglesia de la parroquia Sagrada Familia. Tenía una inscripción que explicaba que su sonido recordaría a Mercedes al volar por la villa y los viñedos. Con los años tuvo una rajadura y enmudeció para siempre.

“La Lopecita”,  conocida también como “La Niña”, “Mechita” o “la López de Gomara”, es visitada por una gran cantidad de personas que por semana se arriman hasta el cementerio para agradecerle los favores concedidos. Hace años que nació esta veneración de “La Lopecita” una hermosa niña que llamaba la atención por sus trenzas gruesas. Una de las paredes del mausoleo está casi llena de chapitas con mensajes de agradecimiento.

placa

“Vienen de todos lados, afirmó Marcelo Arias, capataz del turno tarde y agregó que “llegan a visitar a sus deudos o por algún entierro pero hacen tiempo para pasar por aquí, saludan, se persignan o tocan la puerta para seguir caminando”.

La administrativa Mónica Pérez explica que con el dinero que la gente deja en la alcancía fue arreglado el mausoleo: pintura, techo, piso nuevo enfrente y un banco de cemento para que los que vienen puedan descansar.

Fuente y fotos: El Sol