La increíble historia de la ex policía que simuló el secuestro de su hijo

La increíble historia de la ex policía que simuló el secuestro de su hijo

Intentó engañar a su ex para cobrar un falso rescate. Antes cayó por estafas y por robar una financiera.

Mentira y estafa. La conducta se repite una y otra vez en la vida de la ex policía de Mendoza Gabriela Rodríguez (42). Engañó a sus ex compañeras con la promesa de un ascenso, le robó electrodomésticos a un novio con quien compartía casa, asaltó a una financiera que debía custodiar y fraguó el secuestro de su hijo de ocho años para que su ex marido pagara el rescate. Ese falso rapto la llevó directo a la cárcel. Una vez más.

El 8 de junio, Rodríguez denunció que habían secuestrado a su hijo en la ciudad mendocina de San Rafael. Compartió en Facebook y WhatsApp la supuesta búsqueda desesperada como madre y generó conmoción en la comunidad, que se movilizó para ubicar al chico. El nene apareció a las pocas horas. Dos semanas más tarde, se confirmó que la denuncia era falsa y que la ex policía montó la farsa para extorsionar a su ex marido, que es el padre del nene.

El fiscal Federico Baquioni siguió la pista que dio el padre de la supuesta víctima, quien desde un principio sospechó de la mujer. Según la investigación de la fiscalía, el chico nunca estuvo cautivo. La madre habría simulado el hecho para obtener dinero del padre, de quien está separada. Aseguran los investigadores que la ex policía dejó a su hijo en la casa de otra mujer y no lo llevó al colegio ese día. Después, fue hasta un locutorio y dejó un mensaje en su celular, en el que reclamaba el pago de una recompensa. El paso final fue comunicarse con su ex y hacerle creer que el chico había sido secuestrado. Le pidió que entregara el dinero del rescate, unos 150 mil pesos, porque su hijo corría peligro. Pero su ex marido no le creyó. La conocía demasiado.

Ante la negativa y la sospecha del padre, Rodríguez hizo creer que el nene había sido liberado. Y así lo comunicó en la TV y los diarios de San Rafael. La ex policía improvisó un relato ante los medios, donde contó que su hijo había vuelto a casa “sano y salvo”. Así buscó calmar la tensión creada por la supuesta desaparición del pequeño, y la paranoia de muchos padres que llevan sus chicos al mismo colegio.

Pero la Justicia no le creyó. Pesaban sus antecedentes. La Fiscalía cotejó los relatos de los hechos y encontró inconsistencias. Entre otros puntos oscuros, la coartada de la mujer se cayó por una cámara de seguridad de la calle frente al locutorio donde se la ve ingresar y hacer el llamado del pedido de rescate.

En la mañana del 28 de junio, la ex policía fue detenida en su casa de calle Adolfo Calle, de la ciudad de San Rafael. Fue imputada por “extorsión en grado de tentativa” y quedó alojada en la sede de la Policía de Investigaciones. La Justicia dispuso que su hijo de 8 años quede al cuidado de su padre, en Mendoza. Y sus otros dos hijos, adolescentes, continúan en San Rafael.

Fuente /Clarín/