Incesto, esclavas sexuales y un chico encadenado en la «casa del terror» de Santiago del Estero

Incesto, esclavas sexuales y un chico encadenado en la «casa del terror» de Santiago del Estero

El acusado de abusar de sus hijas murió la semana pasada. El caso salió a la luz luego de que una de ellas se desmayara en la escuela.

Una fiscal puso fin al terror en una casa de General Taboada, Santiago del Estero, donde un padre violó por años a dos de sus hijas, obligó a sus hijos varones a hacer lo mismo, mantuvo encadenado a un árbol a un hijo con capacidades especiales y los confinó a todos al hambre y el analfabetismo. Pese a la investigación, desatada a partir de la denuncia, el acusado falleció el jueves pasado.

La historia salió a la luz en la escuela, cuando una de ellas, de 14 años, se desmayó producto de la mala alimentación. La llevaron al hospital y allí los médicos se dieron cuenta que había sufrido abusos. La maestra realizó la denuncia y se abrió la puerta al infierno que estaban viviendo en esa casa.

La fiscal Cecilia Rímini admitió a medios locales que no recuerda otra causa en la que las víctimas “hubieran sido relegadas a tamaño sufrimiento”.

“Mis hermanos me llevan al fondo, al árbol, y se turnan para violarme”, reveló la niña. “Mi padre toda la vida violó a mi hermana que ahora tiene 20 años. Ni bien pudo, la pobre huyó a Buenos Aires. Ahora, me hacen lo mismo que a ella a mí”, acotó.

Hubo un tiempo en que el hombre dejó de violarla porque quedó inválido. Fue entonces cuando la entregó a sus hijos de 22 y 17 años. Ellos habituaban sacar de la casa a la joven y la ultrajaban sexualmente bajo un árbol.

“Me pegan con rebenque, me quitan la comida, duermo afuera de la casa y no me dejan tener amigos”, ahondó en su relato.

Medios locales aseguraron que alguna vez la madre intentó defender a su hija, pero esposo e hijos varones le “marcaron” la cancha. A golpes, la mujer entendió que eran dueños y señores de imponer sus propias reglas carnales.

La joven fue llevada a un refugio para mujeres golpeadas y, mientras avanza la investigación para que cada uno reciba la pena que le corresponda, el principal responsable del horror ya no podrá ser alcanzado por la Justicia, ya que murió el jueves pasado.