El próximo G20 tendrá una sede en Mendoza

El próximo G20 tendrá una sede en Mendoza

Así lo afirmó el ministro de Relaciones Exteriores en las conclusiones del Serminario Mercosur – Alianza del Pacífico.

“Mendoza hoy hace un gran estreno, porque esta reunión del Mercosur es un precalentamiento para la reunión del BID en marzo y de las reuniones preliminares del G20 en abril, en lo que hemos llamado el G20 Federal”, expresó el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Faurie.

También manifestó que “hay dos grandes desafíos, en los que somos muy optimistas: la Conferencia de Comercio en Buenos Aires, y lo que desarrollaremos desde la presidencia del G20, con una mirada regional, eso es lo que llevaremos a la mesa de los líderes mundiales”.

“Es realmente muy importante este momento, estamos todos los países frente a un desafío que es el surgimiento de varios nuevos tipos de órdenes, uno de los cueles es un nuevo orden comercial, en el que los países principales tienen cuestionamientos y los países intermedios luchamos por conservar alguna de las reglas”, enfatizó Faurie.

También explicó que “todos los participantes estamos animados por un esfuerzo integrador, que desde el principio del Mercosur nos lo planteamos, esta es parte de la solución para nuestra viabilidad económica. Y ahora es necesario ser lo suficientemente creativos para integrarnos también en otros espacios.

“En este sentido el diálogo entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico tiene una dimensión muy positiva porque ha renovado el discurso político, porque los que se han comprometido a una verdadera convergencia son los presidentes de los países”. Y explicó “Hay temas que no nos ponen en una perfecta sintonía, como la suma de 33 acuerdos comerciales, con 40 reglas de origen lo que significa que es un desafío que tenemos que compatibilizar”.

Mencionó como un tema importantísimo las cadenas de valor, porque “Primero hay que determinar en qué somos eficientes cada uno como para que cada cual defina su nicho para hacer una mejor articulación de estas cadenas de valor. Sobre todo que este proceso debe tener a gente que piensa en los cambios y los acuerdos, pero también debe contar con los empresarios para acompañar el proceso negociador y ser actores esenciales de ese proceso”.

A continuación indicó que “Tenemos que lograr resultados concretos para que mejore el flujo del comercio regional. Tenemos que adaptar las agendas del Mercosur y de la Alianza del Pacífico a las transformaciones de escenarios comerciales y los cambios tecnológicos. Es una nueva realidad que se nos impone, más allá de las expectativas de cada cual. Deben implementarse acciones de coordinación para que se pueda viabilizar con voluntad política el comercio y la velocidad de los flujos de mercancías”.

Faurie finalizó con “Argentina, desde el 10 de diciembre de 2015, comenzó un proceso de inserción que aspiramos a que sea vista por el mundo como una inclusión inteligente, que asegura estabilidad. En este proceso el Mercosur es nuestra piedra basal”.

Por su parte el ministro de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina, embajador Jorge Faurie expresó: “rescato algo en particular, que estamos viviendo un contexto internacional, que bien visto, es muy favorable a los intereses de nuestros países porque plantea desafíos que incentivan a la acción conjunta, que nos invita a movernos juntos particularmente en relación a algunos eventos y negociaciones y nuevas realidades del contexto internacional. Me refiero en primer lugar a la ministerial de la OMC (Organización Mundial del Comercio), pero vista como parte de un proceso que lleva luego al G20 y su Cumbre, que se llevará el año que viene en Argentina. Y también otra reunión interesante e importante, que se hace en Chile, de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) con China”.

/Prensa Mendoza/