El Gobierno asiste a productores de fruta pepita en fresco del Valle de Uco

El Gobierno asiste a productores de fruta pepita en fresco del Valle de Uco

La asistencia financiera es de hasta 15 mil pesos por hectárea cultivada, con una tasa del 12% y un plazo de doce meses para la devolución.

Mediante un programa de asistencia a la cadena de valor de fruta de pepita en fresco, el Gobierno provincial pone en marcha un fideicomiso de $ 20 millones para que productores y empacadores inviertan en capital de trabajo y, de esta manera, hagan frente al próximo ciclo agrícola.

La presentación del nuevo financiamiento la realizó el subsecretario de Agricultura y Ganadería, Alejandro Zlotolow, en la Cámara de Comercio de Tunuyán, departamento que concentra la mayor producción de fruta de pepita de la provincia.

Actualmente, el sector se encuentra descapitalizado debido a dos temporadas de severas contingencias climáticas que afectaron la producción de peras y manzanas y a un considerable aumento de los costos. A estos factoras se les suma la pérdida de mercados externos y a la escasa competitividad del precio del producto.

La situación desfavorable para mantener la industria en actividad, motivó al Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía a abrir una línea de financiamiento para que productores y empacadores de fruta en fresco inicien el próximo ciclo agrícola, con la adquisición de capital de trabajo necesario para la poda y el raleo.

Con un fideicomiso de 20 millones de pesos, se ofrece un crédito de hasta 15 mil pesos por hectárea cultivada, con una tasa del 12% y 2% de gastos administrativos y un período de devolución de doce meses que podrán abonar con los ingresos que generen al final de ciclo, tras la comercialización del producto.

En Mendoza, existen 1300 hectáreas productivas de peras y manzanas, 16 empacadoras, 60 productores medianos y 450 pequeños, el 70% se ubica en el Valle de Uco y el Sur provincial, mientras que el resto pertenece al oasis Norte y Este.

El sector genera, en su momento cúspide de trabajo, alrededor de 6000 empleos y requiere una inversión de 65 millones de pesos para poda, raleo y cosecha.

/Prensa Mendoza/