Bajó a 30, 3 por ciento el índice de pobreza a finales de 2016

Bajó a 30, 3 por ciento el índice de pobreza a finales de 2016

La cifra representa alrededor de 12,7 millones de personas.

Es decir, que bajó un 2% en relación a los datos del primer semestre que realizó el Indec (Instituto Nacional de Estadística y Censos) entre abril y mayo del año pasado, el cual determinó un 32,2% en su momento.

Dentro de este 30,3 por ciento de pobres, hay un 6,1 por ciento que son indigentes, es decir, cuyos ingresos no alcanzan para comprar la cantidad de alimentos suficientes, también por debajo del 6,3 por ciento de la medición anterior.

La baja de la pobreza equivale a 800.000 personas que dejaron esa condición entre el primer semestre del año, cuando se reanudó la medición de la pobreza, y este dato del segundo semestre.

A fines del año pasado, una pareja de un hombre de 35 años, una mujer de 31, y dos hijos de 6 y 8 años, requería de 13.155 pesos al mes para comprar la Canasta Básica Total, y no caer por debajo de la línea de la pobreza, o 5.458 pesos para comprar la cantidad mínima de alimentos y no entrar en la indigencia.

Los mayores índices de pobreza se anotaron en Santiago del Estero, con el 44 por ciento, Seguido por Concordia con el 43,6; Gran San Juan 43,5; Córdoba 40,5; Corrientes 39,5, mientras que el Gran Buenos Aires, el índice alcanzó al 34,6 por ciento.

Antes de que se dieran a conocer las cifras, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, sostuvo que la pobreza “puede bajar en los próximos dos años y ubicarse entre el 20 y el 25 por ciento”, es decir unos ocho puntos menos aproximadamente, y reiteró que si se analizan distintos sectores de la economía argentina, se observa “un crecimiento del salario real este año”.

La difusión de estos datos, y su correlato ahora con los índices de Pobreza e Indigencia, se había interrumpido a mediados del 2013 durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

A mediados de 2013, las estadísticas correspondientes al primer trimestre de ese año señalaban que solo el 4,7 por ciento de los argentinos era considerado pobre, y entre ellos, el 1,4 por ciento era indigente.

Las explicaciones de por qué se dejaron de difundir estas cifras vinieron mucho después. A finales de marzo de 2015, el entonces ministro de Economía, Axel Kicillof fue preguntado en una radio sobre cuál era el índice de pobreza, a lo cual admitió no saber “el número de pobres” que había en el país, y consideró “bastante estigmatizante” esa medición.

Fuente: Télam.